E

staba impaciente desde hacía varias semanas, y había seguido los preparativos muy atento, pues esta vez acompañaría a Ronnie Romero en aquel evento. Organizado de maravilla, como es costumbre por el HardRock Café de Madrid, este año, un gran autobús engalanado con el gran bigote de Freddie Mercury, abriría una marcha de bicicletas desde la Plaza de Colon en Madrid, hasta Plaza Castilla y volver.

Antes de empezar, Billy saludó a los hermanos Agudo, amigos de siempre; estaban dispuestos a colaborar con la causa. Preparados con su dorsal y su bigote, esperaban impacientes aquella marcha solidaria. Como ellos, un centenar de personas, habían pagado la entrada; 15€ destinados íntegramente para la asociación Mercury Phoenix Trustque, capitaneada por Brian May (entre otros), trabaja desde 1991 con numerosos proyectos destinados a luchar contra el SIDA.

¡ARRANCA EL AUTOBUS!

Presentan el show El Pirata -con su particular speech- y Jorge Vileilla, de Rock FM. Ellos irán animando entre canción y canción a los ciclistas participantes.

Acompañando a la guitarra, como en otras ocasiones, Danny Gomez,autodidacta, con más de 20 años de experiencia, tocando, girando, grabando, produciendo y dirigiendo, cubriendo todos los estilos musicales como músico de los más importantes artistas, siendo también especialista de producto de las principales marcas internacionales. Con base en Londresy Madrid, guitarrista e ingeniero, Danny Gómez es uno de los más eclécticos músicos de su generación. Su pasión por el rock and roll y otros estilos musicales con los que se cruzó mientras crecía como músico en España y Reino Unido, le han permitido crear una voz única en su instrumento, como músico de sesión, convirtiéndose rápidamente en director musical y desarrollando su propia compañía junto con Martha García en 2012, TOXIC PROD.

Billy está emocionado, le encanta Queen y no conoce a otra persona capaz de clavar a Freddie como lo hace Ronnie Romero -cantante de Lords of Black y Rainbow- al que dedicamos un Longhorn edición especial – RR. Y un pequeño monográfico.

Ronnie y Danny empastan perfectamente, y eso se nota; a pesar de algún problemita de sonido, consiguen transmitir y hacer llegar al público la verdadera esencia de Freddie Mercury y Brian May. Recopilaron algunos de los temas más famosos de Queen.

A largo de una hora aproximadamente, Billy montado en ese bus, con su tupé al viento, trata de hacerse un selfie en condiciones… nunca ha visto La Castellana tan solitaria como esa mañana y quiere inmortalizarlo, pero no hubo manera.

Al llegar de nuevo casi hasta los pies de Colón y con el bus/escenario quieto, se desarrolló un miniconcierto de 5 temas. Uno de ellos “I want to break free” lo cantó con solvencia Carlos Escobedo, voz de Sôber.

Y así fue como aquella mañana soleada de domingo, 3 de septiembre, unos cuantos madrileños sobre dos ruedas, disfrutaron, se emocionaron y sudaron con la voz de Ronnie Romero, la guitarra de Danny Gomez y el recuerdo de FREDDIE MERCURY.