Nuestro intrépido amigo se calza sus nuevos “Dan Post Boots” pese a la ola de calor que sufren, para embarcarse de nuevo en una aven- tura que realmente emociona y apetece a Billy a partes iguales; se va a Londres a dis- frutar de la cuidad, su clima y un concierto de Rainbow con su pase VIP… casi nada…

Pero empecemos por el principio. A Billy le ponen nervioso los aviones y la noche de antes ya no puede pegar ojo, además hay que contar que la acompañante de Billy en esta aventura el año pasado -no es la primera vez que disfruta de Rainbow en UK- Ritchie Blackmore’s Rainbow Soldier of Fortune Birmingham Genting Arena 06/25/2016 , se durmió y casi tienen que tele-transpor- tarse porque no llegaban a coger el avión… así que es normal que con esta experien- cia de por medio, Billy esté algo inquieto…
Suena el despertador a las 04.00 a.m.

¿En serio?, Billy termina de coger sus bártulos y se dirige a Madrid a recoger a su amiga Emi, ella será su compañera de via- je y en parte su pase VIP en el concierto.
Llegan al aeropuerto y solo piensan en café pero está todo cerrado, menos un Starbucks -que llega la cola “to the moon and back”-, así que se dejan de postureos y tiran de máquina de café de toda la vida, no está tan bueno pero al menos da un poco de margen de tiempo para poder relajarse antes de entrar en el avión.
Emi lo pasa mal con los despegues y se aferra a la mano de Billy que solo está pendiente de una pasajera de la otra fila que dice estar mareada y sostiene una bolsa de plástico “pa’ por si acaso” ains… esa chica está blanca como la nieve…
El vuelo fue genial, pero Emi también lo pasa mal con los aterrizajes y Billy da fe de ello, su mano llena de anillos da fe, mejor dicho. Suena Iggy Pop “The passan- ger”  , ahora sí, han llegado.
Billy se entretiene por los pasillos del aeropuerto de Gatwich, han instalado unos altavoces e imágenes a los lados de la cinta transportadora que realmente le transportan, imagen y sonidos de agua corriente, naturaleza, gente en los mercados de la India, una iniciativa que es realmente agradable a los sentidos y que relaja des- pués del momento avión, que a los que no están acostumbrados tensa un poco.

De camino en el tren desde el aeropuerto a Londres cuidad, empiezan a pla- nificar su finde exprés y no pueden evitar sentir nervios por ver de nuevo esta noche a Ronnie Romero, Ritchie Blackmore, David Keith, Candice Night y en definitiva a toda la banda con la que compartieron el post show en Birmingham el año pasado.

Su hotel se sitúa cerca de la catedral de St.Paul ́s y no sería un viaje oficial de Billy on the rock si no se perdieran un poquito hasta llegar a él. Después de caminar 10 mín en dirección contraria al hotel, bajo un sol abrasador, sí, leen bien, SOL ABRASADOR, se dan cuenta que van en la dirección contraria -si lo encuentran a la primera pierde el encanto de conocer los alrededores de donde están situados- llegan al hotel, un hotel precioso justo al lado de la catedral, súper bien comunicado con todo tipo de transporte público y con un personal realmente atento www.clubquartershotels.com.

Una vez situados y duchados, van a inspeccionar la zona y a buscar un sitio donde comer. Pasean sobre uno de los puentes que cruzan el rio Támesis y se deciden por un restaurante Italiano (como viene siendo tradición siempre que aterrizan en Uk) El Zizzi , un restaurante con vistas y con una comida francamente rica y nada cara, muy recomendable, ¡ah! Y con aire acondicionado, aire que seguramente no vuelvan a utilizar en toda la temporada… ¡¡Qué calor!! ¿¿WTF??

Después de llenar la barriga desde que desayunaron por la mañana, la buena intención de Emi era que llegaran a la Tower Bridge y Billy estaba dispuesto a ello, pero es débil, aunque él vaya de guay, eso de madrugar taaanto y encima caminar con el estómago tan lleno… no es compatible, necesita una pequeña siesta, a ser posible con su trocito de paja en la boca y su sombrero; pero vamos, que se conforma tam- bién con una cama, además ESTA NOCHE HAY CONCIERTO, y ¡¡hay que darlo todo!! Así que con las mismas se vuelven al hotel, disfrutando del encanto de Londres, su gente tan diversa y sus olores a todo tipo de comidas. David Bowie “The London boys” patrocina este momento.

Nuestros chicos descansan (poco) en el hotel, hay que explicar que como re- calqué antes, estaban al ladito de la St.Paul ́s Cathedral, bien, ellos llegaron al hotel sobre las 12 de la mañana y sonaban unas alegres campanas, pues eran las 18h y seguían sonando como si no hubiera mañana, la broma de “tocarán a misa” ya no les hace tanta gracia, suerte que a Emi la encanta el sonido de las campanas, al menos hasta ese momento; el caso es que maquinan que harán al día siguiente mientras se arreglan delante del espejo (y siguen sonando las campanas), están nerviosos por esta noche, demasiadas emociones en un mismo día.
Por fin llegan al O2 Arena , es el Stone Free Festival y frente a ellos hay una explanada enorme, con zonas verdes y gente haciendo picnic sobre el césped; cines, restaurantes…en fin como un centro comercial al aire libre pero con rollazo del que nos gusta. Se respira muy buen ambiente.

Llegan a la zona donde tenían que recoger los tickets para poder entrar en el enooorme edificio, dentro de la propia “explanada” lleno de restaurantes y tiendas de merchandising y para que os hagáis una idea, dentro de ese edificio hay 5 escenarios diferentes -si no me equivoco-, con maratón de concier- tos desde las 17.15 de la tarde. El caso es que resulta que faltaba un pase para el concierto, así que después de sufrir un rato la incertidumbre (y el caloraco) y un mini ataque al corazón, se resuelve el malentendido y ya empiezan a disfrutar de ¡sus pa- ses VIP!

Después de pasar los 3 controles de seguridad pertinentes.

Una vez en el hall principal, se encuentran otra misión, que empezaba por situarse, que no es poco y luego buscar la puerta que accedía al escenario de Rain- bow. En ese momento estaban tocando ”Sweet” y tenían que bajar hasta el escenario para ir al backstage y saludar a Ronnie Romero, vocalista de Ritchie Blackmore ́s Rainbow, ahí es na’.
Lo de llegar al backstage, fue lo más difícil que hicieron en el viaje y casi en el mes de Junio, dejamos un enlace de “sweet” a YouTube para que entendáis lo que es hablar con 5 teenagers acomodadores, en ingles, explicando que tienes que bajar al escenario a saludar a el cantante de Rainbow antes de que termine el concierto (20 minutos) con esta música de fondo Fox On The Run, (muy top el video y la música por cierto).

El caso es que lo consiguieron, ¿Lo dudabais? Es muy especial la sensación de estar detrás del escenario, pensar la cantidad de gente importante de la música y supongo que de la no música que ha estado ahí mismo pasando nervios antes de subir al escenario ante un público de 20.000 personas.
Cuando terminan de saludar a Ronnie ya están más relajados y se disponen a comprar algo para beber y comer porque lo del restaurante italiano a saber ya donde está. Están totalmente en su salsa y solo queda coger las entradas del bolso para ver cuáles son sus asientos. Es en ese momento cuando Emi, se empieza a rebuscar por los bolsillos, bolso, chaqueta y grita:
-¿¡¡¡Y LAS ENTRADAS!!!?¿POR DIOS BILLY, DÓNDE HAS PUESTO LAS ENTRADAS?

Billy, blanco como la pared, suelta todos los víveres y se pone a buscar en todos los bolsillos con millones de papeles que podrá tener ¿dónde están las entradas? -cuando en principio el no recuerda haberlas guardado pero con todo el ajetreo ya no sabe- Faltan 10 mín. para que empiece el show…aunque en realidad en la puer- ta que accede al pabellón ya ha empezado jajaja

Y es cuando entonces, entooonces……..vale, Emilia las tenía en la mano…………….después de este micro infarto II, ya sí que sí, entran y el teenager acomodador mira un poco de reojo, en plan:
– Éstos ¿qué quieren otra vez? -¡Pues nada! ¡¡Sentarnos!!.
Solo quiero añadir a este punto que el concierto fue espectacular y que la gente lo dio absolutamente todo, un público de todas las generaciones, fue realmente especial.
Billy y Emi llegan al hotel, agotados, pero con la sensación de estar en una nube.

Ha sido un día realmente largo, pero que repetirían una y otra vez. Ahora a descansar.
Ritchie Blackmore’s Rainbow – Mistreated – O2 Arena, London – June 2017

¡¡Buenos días!!
Amanece un nuevo día en Londres, los pájaros cantan, las nubes se levantan y las campanas vuelven a sonar a todo trapo, así que todo está perfectamente correcto. Billy se ducha y despereza y suena de fondo en la habitación Van Morrison – Brown Eyed Girl (1967). Hoy les espera también un largo día a nuestros amigos y ya se disponen a disfrutar de un merecido desayuno.

Emi tuvo ayer una gran idea, y es que como disponen de un día para disfrutar de Londres pues, ¿Por qué no coger un bus turístico, que además de llevarles a todos lados les irá explicando todo lo que ven? Es el primer bus turístico de Billy y está entre emocionado y con complejo de guiri XD. El autobús que cogerán es el Big Bus London la verdad es que está genial la experiencia; te recorre toda la cuidad pudiendo bajarte donde desees y además te explica lo que vas viendo, así empiezan el recorrido (para no aburriros, nos saltaremos algunas paradas) :

– The Tower Bridge, este precioso puente de Londres, inaugurado en 1894, visita y foto obligada, nos parece impresionante y bonito, pero cuando lo abrieron, la prensa de la época, lo calificó de “monstruoso y grotesco”, ¡Válgame!
– The Tower of London, construido allá por el 1078. Fue castillo, fortaleza y prisión desde el 1100. La torre ha servido como armería, tesorería, casa de fieras, Real Casa de la Moneda, registros públicos, y casa de las joyas de la Corona del Reino Unido.
– The London Bridge. Menuda historia tiene este puente. Primero de madera, luego se cae, luego lo vuelven a hacer, y se quema, luego no hubo puente, total, que desde que se hizo, pasando por tooodas las vicisitudes, hasta hoy, han pasado nada menos que 2000 años.

A Billy y Emi, les fue imposible pasar por este puente sin que se les pusiera la piel de gallina al ver las flores y carteles amontonados en una de las barandillas, recordando a los que injustamente, unas semanas atrás perdieron la vida allí, víctimas de unas “personas” que no se merecen el apelativo de animales tampoco.
-Westminster Pier y London Eye (Westbound); algún día Billy conseguirá engañar a la persona con la que viaje a Londres y subir a esa noria…
-Westminster Abbey. Muy recomendable. Recopilad información de esta Abadía, es muy interesante su historia. Algunos de los acontecimientos recientes que han tenido lugar en ella son: el 80 cumpleaños de la Reina Isabel II y también donde se celebró el funeral de Diana de Gales.
-Buckingham Palace, este es el punto en el que Billy cree que Emi bromea con lo de que en verano la guardia real del Palacio usa un gorro más fresquito; vale, no es broma tienen un gorro de verano.

Echó de menos los capiruchos negros (bearskin o Busby) también vio el unicornio de Buckingham (hay fotos que demuestran que está), Animamos a todo el mundo que lo busque cuando vaya, al igual que se hace con la rana y el astronauta en Salamanca.
-Harrods…no Words (2 horas de ruta perdidos en un centro comercial)
-Notting Hill, ya es la hora de comer y deciden hacerlo aquí, qué decir de Notting Hill, esos barrios son únicos, todos con encanto, las casas, tabernas, esos esca- parates que invitan a quedarse pegado horas mirándolos sin saber que en invertir tus libras porque te gusta todo. Al final se deciden por un restaurante The Prince Albert donde Billy prueba su primer fish and chips.

Después de comer deciden volver al centro y dar una vuelta por los alrededores de donde se hospedan, dejar el resto de visita obligada para dar una vuelta antes de cenar y después tomar algo -estamos hablando de que terminaron de comer a las 6 de la tarde, así que en realidad no es tan descarada la idea de aflojar el ritmo- llevan dos días dándolo todo.
Para la cena eligen:
-Coven Garden; este es uno de los emplazamientos favoritos de Billy en Londres, siempre lleno de vida con esos olores a especias tan característicos de las mezclas de comida y cultura, un mercado artesanal dentro de un una superficie cubierta, flores,dulces… pero allí no encuentran ni un solo abrevadero abierto… siguen andando.
-Picadilly Circus; tenido en cuenta que son las 23h (se detienen con las fotos en cabinas rojas ) va a estar complicado ya encontrar un sitio con la cocina abierta para poder cenar, así que deciden comprar un bocadillo y un refresco y comerlo en un parquecito de esa zona, la temperatura es súper agradable y la gente que optó por lo mismo, es muy divertida y se entretienen hablando spaninglish con ellos.

Hay que hacer mención a que cuando entran en la “plaza de las luces”, las luces están apagadas.
-¡MENUDO FRAUDE!, gritó Emi.
Pero tranquila, seguro que Billy te vuelve a llevar para que te hagas la foto.
-Chinatown; pues veréis Chinatown a esas horas, que ya eran un domingo por la noche… la dejarán pendiente de explorar a fondo para otra vez, porque daba un poco de canguelo.
¡Suena el despertador, las campanas y Rodney Crowel !

Hoy vuelven ya para España nuestros amigos, pero antes de coger el vuelo que sale por la tarde, quieren aprovechar lo que les dé de si el día, asique recogen todo en la habitación prontito y se marchan a Candem Town que es otro de los sitios preferidos de Billy, teniendo en cuenta que es un enamorado de la cuidad como ya se habrá notado.
-Candem Town está on fire y no de gente esta vez. Con las personas que se

cruzan todas llevan el pelo de colores.

El suelo arde, pero eso no merma las ganas de recorrer los pasadizos, puestecillos, mercados…todo. La plaza llena de puestos de comida… “¡Pfff!” no se quieren marchar, se les ha hecho demasiado corto el viaje y es que en realidad, lo ha sido…
Amigos, esta es una historia más de Billy que esperamos os haya transporta- do y hecho recorrer en algún momento la cuidad con ellos, podría haber escrito un libro con este viaje, así que dad gracias que solo ocupa esto hahaha.