B

illy estaba nervioso, iba a ver a una de sus artistas favoritas de juventud; compraba sus discos, cantaba sus canciones, y le encantaba su look sexy tras aquellas gafas de sol.

El Real Jardin Botanico Alfonso XIII en la Universidad Complutense de Madrid, albergaba por segundo año un festival con multitud de actuaciones. Es una gran propuesta para los amantes de la música que disfrutan del verano en la capital de España. Este año Billy consiguió pases VIP del Hard Rock Café de Madrid , pues tiene buenos amigos alli.

Antes de empezar el concierto, en la explanada de entrada, encontró el paraíso. Un espacio Chill out, con barra de bar y música (un tanto peculiar para su gusto) en directo. Varios food trucks, con comida riquísima, y se decidió por uno de ellos. Debía coger fuerzas para lo que venía. Pita rellena de queso de cabra y cebolla caramelizada y rucula… ¡Mortal de necesidad!

El concierto iba a empezar, subió a su palco y pudo ver, una gigantesca “A” que coronaba el escenario. Para los que sigáis la serie “Pretty Little Liars” seguro que se os pone el vello de punta.

Y allí estaba ella. Presentando su nuevo trabajo “A 4 APP” y el mismo torrente de voz que Billy recordaba en sus discos anteriores, con una cercanía y un amor por su público digno de admirar y ante todo muy animada, sensual y enérgica. ¡QUÉ MUJER!. Anastacia ha vencido al monstruo en dos ocasiones, pero nadie lo diría. Desmostró al mundo su fuerza, cómo uno es capaz de resurgir de sus cenizas y ser aun más grande, si cabe. Billy no pudo evitar echar una lagrima de emoción al pensar en ello y verla moverse y cantar sobre aquel escenario al aire libre.

Durante el show presentó de manera muy divertida a todos sus músicos y bailarinas. Hizo participar al público en muchas ocasiones, bromeó con ellos y practicó el español con mucha simpatía.

No faltaron los temas más famosos, que hicieron estallar al publico de emoción. Incluso covers, como “best of you” de Foo Fighters.

I’m outta love, su primer sencillo, Left outside alone (el favorito de Billy), y One day in your life con el que cerraría el concierto y con el que Billy ya si que perdió la cabeza del todo…

Aquella paisana suya de Chicago, con sus casi 50 años, le hizo llorar de emoción y corear sus canciones hasta casi quedarse afónico. Y sobre todo, le dio una lección de vida.

Si tenéis oportunidad, id a un concierto de Anastacia, y estad atentos a la agenda del próximo verano de ”Las noches del Botánico” para disfrutar de un mes de conciertos diarios, a cual más apetecible.

* Imagenes extraídas de la pagina oficial del Festival.